5 may. 2011

 De tanto sumar pierdes la cuenta
 
Porque uno y uno no siempre son dos