23 jul. 2011

vinistes, te fuistes, volvistes, te fuistes, y ahora tratas de volver. Lo peor es que cada vez que vuelves te dejo entrar, nunca te digo no, ni chau, ni basta.