21 mar. 2011

una realidad orenda




y si cae una lagrima no la seques, déjala deslizarse
 hasta el final, hasta que caiga sola, asi dolerá un poco menos -