29 mar. 2011

Si, puedo decir que soy feliz, que todo últimamente va sobre ruedas, que no me puedo quejar, que todo va perfecto. Pero, hay algo que falla, hay algo que me falta, ese algo que todos necesitamos algunas veces, ese algo que no dejo de pensar constantemente, ese algo que puede alegrarme el día con solo un gesto, ese algo que me hace sentir ese cosquilleo cuando pasa junto a mí, que me hace temblar al verlo y que hace que no me salga la voz. Que me abraces cuando tengo frio, que me lleves en brazos por los pasillos, que sus manos recorran mi cintura, que me digas cosas al oído. Aquello que me hace sentir la persona más afortunada del mundo con un te quiero, que me abrace y me lo diga todo con una mirada. Que entre beso y beso me mire y se ría de lo patética que soy. Que cuando valla a cada partido me dedique cada gol, que me espere a cada hora solo para verme cinco minutos. Que cada momento a su lado sea bonito, sea donde sea. Al menos me queda el recuerdo de que lo fue, de que cada momento a su lado fue perfecto.
Sé que pido demasiado, que todo acabó, y que es absurdo, pero cada vez que le miro me vuelvo a enamorar. Y la verdad es que no sé por qué sigo mirando mi móvil. No sé por qué sigo mirando mi bandeja de entrada, ni sé por qué sigo buscando su nombre en un nuevo mensaje. Luché por apartarte de mi camino, y, aún, sigo esperando ver su nombre. No lo entiendo, de verdad que no. Lo único que sé es que te he querido y te quiero como una estúpida enamorada. Como al que más. Y siempre lo seguiré haciendo. Lo siento..