1 mar. 2011

no creeo en los finales felices ni en los principes azules, porque es todo una gran farsa